Floripondio

Floripondio


De pequeña recuerdo jugar con esta planta cuando iba al pueblo de mi abuela. No existía internet y la tele sólo tenía emisión a partir de mediodía, los niños nos pasábamos el día jugando en la calle y si como era mi caso pasabas el verano en un pueblo pintoresco que no pasaba de la categoría de aldea, el contacto con la naturaleza estaba asegurado (ahí empezó mi amor por todo lo verde). Entre mis más agradables recuerdos de tierna infancia se encuentra este gran arbusto que estaba plantado en la escuela unitaria de dicho pueblo - al q no voy a poner nombre-  de la costa sur valenciana.
Se trata de un arbusto que puede llegar a los 3,5 m de altura de la familia de las solanáceas, a la que pertenecen más de 2.500 especies y que incluyen alimentos tan conocidos como las patatas, tomates, pimientos, berenjenas o las bayas de Goji, y plantas que contienen alcaloides como el tabaco, la belladona, estramonio, beleño, mandrágora, etc.
Recibe varios nombres comunes: árbol de las trompetas, huacachaca, trompeta del juicio, floripondio, estramomio, borrachero..
Su nombre en latín (nombre científico) es 'Brugmasia arborea' y procede de Sudamérica, más concretamente de los Andes de Colombia, Chile, Perú y Ecuador. Es un arbusto perenne si la temperatura es suave, al que le afectan las heladas. Hojas alternas, ovales, con limbos asimétricos en la base y con el envés, tallos jóvenes, cálices y frutos pubescentes, es decir, parece 'peludo'; de color verde mate.


Sus flores son muy atractivas, tanto por su aspecto y tamaño como por su penetrante aroma que se pronuncia al atardecer. De color blanco, pueden ser de pétalos dobles y de hasta 30 cm de tamaño. Florece desde final de la primavera hasta el otoño abundantemente, en tallos nuevos del año.

Se utiliza como planta ornamental aislada en jardines, aunque también se puede cultivar en macetones grandes. Prefieren la semisombra, hay que evitar el sol directo, tampoco les va bien los lugares ventosos. Son sensibles al frío, gustando de climas templados. Requieren sustrato rico y drenado, riegos abundantes diarios desde la primavera, pero evitarlo en invierno, y agradecen un abonado equilibrado. Se multiplica mediante semillas y esqueje semileñoso.

La planta después de una helada

Es una planta tóxica si se ingiere, ya que contiene alcaloides provocando alucinaciones, visiones de colores, delirios persecutorios, distorsión de imágenes, sueño y taquicardias y arritmias, pudiendo llegar a provocar el coma y la muerte. Las semillas son la parte más tóxica. Se ha usado en ceremonias chamánicas.

Comparte:

0 comentarios